“El Profesor 2.0: docencia e investigación desde la Red”

Reseña de: Ismael Peña, César Pablo Córcoles y Carlos Casado, “El Profesor 2.0: docencia e investigación desde la Red”, UOCPAPERS, 3, 2006.

Este artículo presenta brevemente la web 2.0, desde su utilidad para el docente y el investigador. Junto a las innovaciones tecnológicas, destaca el cambio de actitud registrado en los usuarios de Internet. No se trata ya solo de una fuente de conocimientos, sino la plataforma donde trabajar con esos recursos. Una de las principales utilidades de la web es la posibilidad de compartir información. Esta función se ha visto reforzada con la aparición de herramientas de gestión de contenidos, como blogs y wikis. En el caso de la enseñanza, los autores señalan cinco funciones desempañadas por un blog dirigido por un profesor:

 

  • Estimular a los estudiantes a leer más sobre los temas tratados en clase.

  • Estimular a los estudiantes a buscar información de manera autónoma y acudiendo a fuentes diversas.

  • Estimular la actitud crítica y la reflexión entre el alumnado.

  • Mejorar el nivel de conversación en el aula.

  • Fomentar la participación de todos los estudiantes.

Por su parte, con el uso del wiki en el aula se consigue:

  • Potenciar el trabajo en grupo.

  • Estimular a los estudiantes a compartir información.

  • Estimular a los estudiantes a leer más sobre las cuestiones tratadas en clase.

La principal novedad en el ámbito de la investigación y difusión de resultados es que ya no es necesario acudir a una editorial para publicar un libro o artículo. Basta con darle el formato adecuado y subirlo a un servidor (en las condiciones que se deseen: desde el copyright a la cesión libre al dominio público). Otra práctica ya habitual es la publicación de los borradores o preprints. Con esto se consigue, entre otras cosas, un proceso de revisión por pares abierto a toda la comunidad científica.

 

Gracias a la rápida publicación permitida por la Red, resulta posible seguir la investigación de vanguardia y obtener información directamente de la fuente. Las herramientas más habituales que conforman la web 2.0 están diseñadas para que sus contenidos sean fácilmente rastreados. Los formatos RSS, XML y otros ayudan a que esto sea posible. Además, permiten sindicar contenidos de manera que sean estos los que lleguen al investigador y no a la inversa.

En resumen, la conversión de la Academia en una comunidad investigadora virtual supone:

  • Disponer de un repositorio de información personal de carácter público.

  • Digitalizar el cuaderno de campo.

  • Recopilar recursos, noticias digitales y otros materiales bajo una misma plataforma.

  • Autoeditar los resultados de investigación así como el trabajo que se está realizando (work in progress).

  • Estar presente en el área de investigación, darse a conocer, crearse una identidad.

  • Encontrar colaboradores con mayor facilidad.

 La interrelación entre autores conforma lo que Peña y cols. llaman web constructivista, “en el sentido de que el conocimiento ya no fluye unidireccionalmente, sino que se construye de forma que todos y cada uno de los componentes de la Red son recursos que cada usuario puede aprovechar para sí, para construir su propio conocimiento y revertirlo a la Red para que se convierta en recurso de los demás” (p.7).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s