Filosofía encarnada: esbozo de orientación filosófica para futuras madres.

Multiplicaré los trabajos de tus preñeces.

Parirás con dolor los hijos

Y buscaràs con ardor a tu marido,

Que te dominarà.

Génesis, 16.



I.                   Patologización y medicalización del parto.

El 40% de los niños y niñas nacidos en España son extraídos por medios e instrumentos quirúrgicos[1]. Según este dato, el 40% de las mujeres españolas es incapaz de dar a luz por sí mismas. ¿No resulta esto extraño? ¿Son las mujeres capaces de concebir y gestar a un ser humano pero son, al final, incapaces de parirlo sin intervención médica? ¿Qué está fallando en la actual atención al parto?

Desde hace algunos años, la OMS viene alertando de tremendos errores en los servicios de atención al parto y realizando recomendaciones que son sistemáticamente desoídas por los profesionales de nuestro país. Veamos algunos datos[2]:


  • La ciencia ha comprobado que la cardiotocografía rutinaria durante el parto no disminuye la mortalidad perinatal,  sólo desemboca en demasiadas operaciones de cesárea innecesarias, y sin embargo, se practica en casi todos los hospitales españoles durante el parto.
  • La medicación intravenosa de rutina no resulta necesaria durante el parto normal e interfiere en la importante necesidad de movimiento de la mujer durante el parto.  No obstante, se aplica en la mayoría de los hospitales españoles.
  • Colocar a una mujer sobre su espalda en la segunda fase del parto es la peor de todas las posiciones posibles, sin embargo se coloca a las mujeres en esta posición en prácticamente todos los hospitales de España.
  • El índice de episiotomías, el corte para abrir la vagina durante el parto, alcanza en España el escandaloso porcentaje del 89%, cuando desde la OMS se calcula que no es necesaria en más del 20% de todos los partos. Además, se ha constatado que produce dolor, aumenta el sangrado y causa disfunciones sexuales a largo plazo.  Por todas estas razones, la episiotomía ha sido correctamente etiquetada como una forma de mutilación genital de la mujer.
  • No más del 10% de los bebés necesitan del uso de fórceps o ventosas para nacer, pero en los hospitales españoles un 18% de los bebés nacen con estos instrumentos quirúrgicos no exentos de riesgos.
  • La OMS considera que no puede justificarse que ningún país tenga más de un 10% de cesáreas en hospitales generales y más de un 15% en hospitales especializados a los que se suelen transferir casos especiales.  Sin embargo, en España hay un 23% de cesáreas en los hospitales públicos y un 31% en los hospitales privados.


Resulta necesario acabar con un mito de nuestros días: la actual atención al parto no se basa en la evidencia científica disponible. Sin embargo, y a pesar de los avances en la comprensión del proceso fisiológico del parto, se detecta una gran resistencia a cambiar el actual modelo y se desoyen las actuales reivindicaciones de colectivos de mujeres que claman por un parto más humano y menos medicalizado.[3]

A día de hoy, y a pesar de que los obstetras comienzan a ser criticados por no permitir que las mujeres participen en las decisiones relativas a los cuidados maternales[4], todavía hay muchísimos ginecólogos convencidos de que las mujeres que van a ser madres no tienen que conocer y entender el proceso del parto porque para eso “ya están ellos”. Sin embargo, el parto no es un acontecimiento médico ni una enfermedad, y, de hecho, no debería ser atendido por ginecólogos, especialistas en enfermedades femeninas, sino por matronas experimentadas.

La actual concepción del parto y el papel asignado en él a las mujeres muestra -apenas disimuladas por una en realidad inexistente legitimidad científica- actitudes, creencias y prácticas tras las que subyacen una visión patriarcal y machista de la sociedad.

Como dice Consuelo Ruiz, la matrona más antigua de España: “No hay ninguna razón física ni moral para relegar a la mujer al papel de materia inerte, de ser ignorante e incapaz en una función fisiológica que la atañe directamente, que es ella, personal y espontáneamente quien debe llevarla a cabo, que nadie puede hacerlo mejor que ella que nació preparada aposta para eso”[5].

Se hace imprescindible un nuevo modelo basado en el conocimiento y el respeto de las necesidades de la madre y de su hijo en el momento del nacimiento. Parir es un proceso altamente sensible a la influencia de aspectos elementales como temperatura, luz, olores, posturas corporales y sentimientos. Negar o no tomar en consideración esta realidad, afirma Gloria Lemay, es parte de un esquema más grande de violencia contra las mujeres en la cultura patriarcal.[6]

Michel Odent, pionero en la atención al parto natural e introductor de las bañeras de dilatación y las salas de parto[7], recalca la importancia de dar a luz en un entorno tranquilo, seguro y sobre todo privado, pues, en caso contrario, las mujeres no pueden liberar oxitocina, la llamada hormona del amor[8]. Según este famoso obstetra, “un parto será más fácil y rápido cuanto más sola esté la mujer. Solo necesita una comadrona que tenga experiencia y una actitud maternal y que se mantenga en silencio”. Habría que reconsiderar, incluso, la moderna tradición de la presencia de los padres durante el nacimiento. “Cuando se introduce al padre durante el parto hay que ser prudente. En algunos casos, el padre puede representar un estímulo en el neocortex, que produce adrenalina y perturba el parto. Y esto explicaría que en algunos países donde se fomenta su presencia haya habido un aumento de las cesáreas.”[9] Durante el nacimiento, la parte más activa del cuerpo maternal es la parte más antigua del cerebro: el conjunto de estructuras primarias como el hipotálamo y la hipófisis, que funcionan como glándulas secretoras de hormonas. Cuando de alguna forma se estimula el neocortex, el cerebro libera adrenalina, lo que inhibe el parto. En consecuencia, durante el alumbramiento debe evitarse todo estímulo que provoque inhibiciones (luz fuerte, sonidos, gente hablando, etc.), para permitir a la mujer entrar en una especie de trance.

Casilda Rodrigañez da un paso más y sostiene que, junto al stress y el miedo, la principal causa del dolor durante el parto es la represión de la sexualidad femenina y el útero espástico, no siendo en realidad el dolor consustancial al parto. La recuperación de una sexualidad femenina plena, actualmente inhibida por siglos de dominación y violencia interiorizada, llevaría a disfrutar de partos placenteros. [10]


II. Esbozo de orientación filosófica a futuras madres.

Se sabe que las preconcepciones, expectativas, pensamientos o creencias sobre un hecho afectan a la experiencia del mismo. El parto no escapa a esta  lógica humana y en su vivencia entran en juego elementos cognitivos y filosóficos asociados a una concepción patriarcal de la sociedad, las relaciones entre hombres y mujeres y la propia identidad femenina. Por todo ello, podría aplicarse la orientación o asesoramiento filosófico a la desactivación de modelos patriarcales perniciosos para la vivencia de la maternidad.[11]

Antes de abordar las vías por las que esto puede realizarse, dos advertencias. En primer lugar, de ningún modo quiero decir que se deban abandonar o minusvalorar otras vías de lucha (social y política), ni tampoco que la actividad filosófica deba limitarse al ámbito personal. Resulta imprescindible que el cambio interior al que apuntamos se vea acompañado y reforzado por cambios externos en la gestión de los partos que sustituyan las actuales condiciones hostiles por un modelo de facilitación de partos respetados (ya sea en espacios públicos, como en el propio hogar).

En segundo lugar, es importante destacar que no se trata propiamente de mejorar el alumbramiento, sino de desempeorarlo, es decir, de soltar lastre y desprendernos de creencias que perturban, dificultan y condicionan negativamente la experiencia de dar a luz.

A continuación, expongo brevemente algunos métodos que podrían resultar válidos para avanzar en el cambio de la actual concepción del parto. Para su práctica, es conveniente contar con la ayuda de un asesor/a filosófico/a e incluso participar en talleres de filosofía grupal orientados a la vivencia plena de la maternidad.


  1. Autoconocimiento:

a) Análisis de reminiscencias. Recuperación de recuerdos, positivos y/o negativos, sobre la experiencia del parto. Además de por partos previos, este mundo de vivencias estará marcado principalmente por (i) la narración por nuestra madre de nuestro propio nacimiento, (ii) relatos de abuelas, tías, amigas, etc. (iii) descripciones científicas y (iv) otras descripciones: medios de comunicación, cultura popular, películas, literatura, etc. Se debe atender a qué cosas se dan importancia y qué cosas se obvian, y explorar las emociones y conductas que nos producen. El objetivo de esta técnica es conocer el origen de los elementos que conforman nuestra visión del parto para poder trabajar más efectivamente sobre ellos e, incluso, desactivarlos en caso de ser creencias erróneas o fuentes de conflictos improductivos.

b) Descubrimiento de modelos latentes. Hay que prestar atención a los esquemas culturales que influyen en nuestra concepción del parto, por ejemplo, aquellos que nos han presentado la feminidad como algo sucio, pecaminoso, débil y supeditado a la masculinidad. Es importante tener en cuenta que una mujer puede no tener conciencia de éstos modelos, pero eso no impide que estén  profundamente incorporados y configuren de modo relevante su visión del parto y, por supuesto, su filosofía de vida en general. Así, puede darse una discordancia entre la filosofía teórica, aquella que se manifiesta tener, y la filosofía realmente operativa (Cavallé, 2007). Hay que tomar conciencia de ésta última y de qué manera condiciona nuestra visión del parto.

c) Análisis de creencias. “Dar a luz” nuestras creencias  y analizarlas críticamente, para ver si tienen o no fundamento, ya que re-crean y condicionan la experiencia del parto. Descubriremos que algunas de ellas son pensamientos automáticos modelados por la cultura y la tradición, pero en las que en absoluto nos sentimos reflejadas. En otras ocasiones, puede sentirse conformidad con las creencias descubiertas, pero admitiendo que son fuente de conflictividad. En estos casos, puede ser útil iniciar un proceso de refutación que “ayude a desvelar dónde radica la limitación de sus planteamientos, qué elementos valiosos hay en ellos que justifican su renuncia a cuestionarlos, y qué matices ausentes o qué creencias asociadas pueden estar desvirtuándolos”[12]. También pueden examinarse los conceptos y argumentos implicados mediante el uso de la lógica y abordarse la fundamentación de las opiniones verdaderas.

d) Reconocimiento de lagunas o de la propia ignorancia. No hay ninguna razón para mantener en la ignorancia a las mujeres sobre sus propios cuerpos y el proceso del parto, como ocurre en la actualidad.  La mejor manera de despertar el espíritu  emancipatorio e indagador es detectar ideas limitadas sobre el parto y admitir el conocimiento incompleto o la ignorancia sobre éste.


2.  Reinterpretación o resignificación: el tratamiento patológico del parto ha llevado a percibir éste bajo un enfoque negativo y limitado[13]. Este método filosófico pretende enfocar la situación desde una perspectiva diferente, bajo una nueva luz, y promover un pensamiento constructivo y creativo que nos permita relacionarnos con la experiencia del parto de un modo renovado. Veamos cómo esto puede tener lugar.

a)      El dolor. Debemos comprender es que sentir dolor no equivale a sufrir. El sufrimiento es la experiencia psicológica que acompaña a la percepción del sinsentido del dolor, normalmente seguida de sensaciones psicológicas añadidas -como tristeza, ira y frustración- derivadas de la resistencia y el rechazo de la experiencia que se está viviendo (cosa totalmente comprensible dadas las terribles condiciones en las que se fuerza a parir a las mujeres). Las sensaciones físicas que acompañan al parto como tales, y por muy fuertes e intensas que sean, no causan sufrimiento sino que éste se deriva del desconocimiento de la verdadera naturaleza del parto y de su equivocado tratamiento. Por otro lado, hay que conocer las ventajas psicológicas de experimentar el dolor el parto: “Aceptar las sensaciones poderosas creadas por el útero y, vivir las contracciones fuertes y muchas veces dolorosas para producir el milagro de un bebé, ofrece a las mujeres una oportunidad única para el auto- descubrimiento y crecimiento personal.” El dolor puede, además, servir de guía. “El dolor obliga a conectarse con el cuerpo y a no pensar en nada más (…) Escuchándolo se puede encontrar la postura que facilite el nacimiento.”[14]. Así pues la tarea es dotar de sentido a las sensaciones dolorosas: ¿para qué sirve el dolor en el parto?

Otra posibilidad aquí sería considerar la ya mencionada (y controvertida) tesis de Casilda Rodrigañez que asocia el dolor en el parto con la sumisión femenina y atender a las técnicas de recuperación del útero espástico (desarrollo sexual pleno, danza, relajación, etc.).


b)      El goce. Se sigue insistiendo y publicitando los aspectos negativos del parto (por ejemplo: cómo parir sin dolor) y se olvida que el parto es parte integral de la sexualidad femenina y, como tal, es un acontecimiento íntimo y sensual. Hay un arraigado temor cultural a los procesos relacionados con la sexualidad de la mujer, y en esto la clase médica es un reflejo de nuestra sociedad. Se prefiere medicalizar el parto a comprender el eficaz funcionamiento del cuerpo femenino. ¿Qué ocurriría si a la mujer se le enseñara a disfrutar del nacimiento en lugar de a sufrirlo? Recientemente se ha estrenado Orgasmic Birth, un documental que se enfrenta a los mitos culturales en torno al parto y muestra que la mujer puede experimentar la pasión de dar a luz y alcanzar un elevado estado emocional, físico y espiritual en un entorno no medicalizado.

c)      El parto como vía de crecimiento interior. El proceso del parto puede ser una oportunidad de desarrollo personal y de transformación profunda. Así, y a modo de ejemplo, señalamos las siguientes virtudes intrínsecas al parto:

–          Fuerza interior, auto-estima y auto-confianza. No se trata de obedecer ciegamente a unos especialistas, ni de seguir una serie de pautas, normas o consignas sino de atender a nuestro propio ser y confiar en nosotras mismas, permitiendo que el proceso se produzca, abriéndonos a la experiencia. No debemos buscar fuera la sabiduría que está dentro.

–          Veracidad. Una mujer no tiene que renunciar a sus convicciones más profundas para dar a luz;  no hay razón para entregarse sumisamente a manos de los ginecólogos, porque, insistimos, el parto no es un acontecimiento médico, sino un acto de amor. Existe la posibilidad de mantenerse fiel a una misma y de hacerlo con la mayor de las responsabilidades hacia la criatura que va a nacer[15].

–          Capacidad de aceptar y vivir lo desconocido. La incertidumbre es inherente a la vida, y el parto es una buena ocasión para aceptarla como la realidad que es. No está de más tener en cuenta que la pretensión de una programación total puede ser una huida de la incertidumbre y un obstáculo para la flexibilidad. También un exceso de “erudición” desconectada del propio “centro” puede empañar la capacidad de abandono o de vivencia directa.

–          Creatividad. Cada parto es único y personal, no un acto de sumisión ni de repetición.



3. Clarificación de valores. El diálogo filosófico permite conocer cuáles son los valores y comprender los conflictos arraigados en ellos, ya sea por una desarmonía entre valores teóricos y valores operativos, falta de claridad con respecto a ellos o una inadecuada jerarquización de los mismos[16]. Esta técnica pretende facilitar la toma de decisiones sobre el parto y empoderar a las mujeres  para que puedan enfrentarse a los dilemas que éste les plantea (un conflicto típico es  seguridad vs. libertad).


III. Conclusión

La aplicación de la filosofía a la preparación y vivencia del parto pretende contribuir a facilitar una experiencia más plena, libre, auténtica y profunda, devolviendo el protagonismo en este acontecimiento a las mujeres que dan a luz.

El aumento de conciencia que acompaña a toda práctica filosófica no debe confundirse con un intento de racionalizar, intelectualizar, dirigir, controlar, interferir o perturbar de algún otro modo el proceso fisiológico del parto pues, como ya hemos dicho, durante éste el neocortex debe ponerse en reposo y no inhibir al cerebro primitivo que regula la producción de hormonas.

Ciertamente, no podemos controlar conscientemente la segregación de hormonas, pero sí podemos contribuir a establecer las condiciones necesarias para su liberación: intimidad, respeto, seguridad, confianza, etc. El miedo, el stress, la vergüenza, el enojo y la ansiedad, producidos por condicionamientos internos y externos, en gran parte dependientes de una concepción patriarcal del parto, inhiben la secreción de oxitocina. Es aquí donde la práctica de la filosofía, en colaboración con otras técnicas (relajación, meditación, yoga, danza) y profesionales (doulas), puede contribuir a facilitar la experiencia plena y libre del parto.

Una última advertencia. En mi opinión, debe evitarse que la aparición de la filosofía en este espacio desemboque en prescripciones éticas o exigencias de la futura madre hacia sí misma, pues el parto no es un espacio para el “deber” sino para el “ser”. Es una oportunidad de abandono de toda idea (“yo debo ser esto a aquello”) para, simplemente, ser.




[1] Según declaraciones de Marsden Wagner, ex director del departamento de salud materno infantil de la Organización Mundial de la Salud en el 1er Congreso Internacional de Parto y Nacimiento en casa, Jerez, octubre de 2000. Citadas en la web El Parto es Nuestro:  http://elpartoesnuestro.es/index.php?option=com_content&task=view&id=372&Itemid=53 , consultada el 16 de junio de 2009.

[2] Recomendaciones de la OMS sobre el nacimiento. Consultadas en la web de la Asociación el Parto es Nuestro.

[3] En España una de las asociaciones más activas es El Parto es Nuestro, que ofrece información, asesoramiento y apoyo a mujeres que quieran optar por un parto respetado.

[4] Richard Johanson, Mary Newburn, y Alison Macfarlane. British Medical Journal, vol. 324. 13 de abril de 2002. Título original “Has the medicalisation of childbirth gone too far?”

[5] Declaraciones publicadas en http://www.elpartoesnuestro.es/index.php?option=com_content&task=view&id=142&Itemid=56

[6] Gloria Lemay, “La naturaleza de parir y nacer”, web de la asociación El Parto es Nuestro http://www.elpartoesnuestro.es/index.php , consultada el 15 de junio de 2009.

[7] Michel Odent es el fundador del Primal Heath Research Center, centro dedicado al estudio de las consecuencias del periodo primal (que va desde la concepción al primer año de vida) en la salud y el comportamiento posterior en la vida, algo que, a su modo de ver, ha sido subestimado por los científicos.

[8] No es casual que la oxitocina sea la hormona que se segrega al hacer el amor ya que el parto forma parte de la vida sexual de la mujer, aspecto totalmente ignorado en la actualidad.

[9]Entrevista a Michel Odent en el Diario Clarín, publicada en http://www.holistika.net/parto_natural/parto_medicalizado/entrevista_a_michel_odent.asp?s=  Véase también, “Parirás con privacidad. Entrevista a Michel Odent” en http://www.doulalluisa.cat/entrevista_michel_odent.htm. “Que los padres estén ahí observando es la principal razón de que haya partos largos y difíciles. Conozco infinidad de casos donde el parto es extremadamente lento hasta que el hombre se va por alguna razón, por ejemplo, comprar un agua mineral. Y tan pronto él se aleja, la mujer grita, se contrae y nace el bebé. En el período perinatal, hay que darle prioridad al lenguaje no verbal. Las mujeres dicen que no podrían imaginarse el parto sin la compañía de su esposo. Pero con su cuerpo dicen lo contrario: que dan a luz más fácil cuando están solas.”

[10] Véase Casilda Rodrigañez, Pariremos con placer, Murcia, Ediciones Crimentales, 2007. También se puede descargar gratuitamente de su web: http://www.casildarodriganez.org/

[11] Para saber más sobre asesoramiento y práctica filosófica, puede consultarse la web de ASEPRAF, Asociación Española para la Práctica y el Asesoramiento Filosófico: www.asepraf.org .

[12] Cavallé y Machado, Arte de vivir, arte de pensar, Bilbao, Desclée de Brouwer, 2007, p. 63.

[13] Blanca Herrera, Matrona del Hospital Comarcal de Baza (Granada) y Coordinadora del Grupo Parto de Baja Intervención de la Asociación Andaluza de Matronas declara: “La medicina, por otro lado, también ha perdido la fe en el cuerpo de las mujeres… o quizá nunca la ha tenido porque, a pesar de que a cualquier sanitario que se le pregunte asegurará que el embarazo y el parto son procesos fisiológicos y normales, la realidad es que el cuerpo de la mujer está patologizado desde el principio de la vida reproductiva hasta el final de la misma, incluyendo, por supuesto, el embarazo y el parto.” Herrera, Blanca “Miedo al parto”, Tu Bebé, 185.

[14] En palabras de la matrona Blanca Herrera: “El sufrimiento va acompañado de un proceso psicológico que poco tiene que ver con el dolor físico. Se sufre cuando te tratan mal o estás pasando por una situación desagradable o que te resulta molesta emocionalmente. Se sufre cuando se pierde la autoestima, el control sobre el propio cuerpo, y cuando no puedes tomar las decisiones que afectan al proceso que estás viviendo. He visto mujeres que no experimentaban ningún dolor en el parto sufriendo por no poder moverse, por no poder percibir su cuerpo, por sentirse infantilizadas y humilladas. También he visto mujeres con dolor que han gozado enormemente, que dicen haber experimentado una de las experiencias más intensas y dichosas de toda su vida”. Herrera, Blanca, “Afrontar el dolor en el parto”, Tu Bebé, 183.

[15] Se han investigado los perjuicios para el bebé y para el establecimiento del vínculo madre-hijo/a que los partos medicalizados producen y estos estudios deberían recibir la atención que merecen.

[16] Cavallé y Machado, op. Cit., 60-61.

Anuncios

31 pensamientos en “Filosofía encarnada: esbozo de orientación filosófica para futuras madres.

  1. Gracias Oliver! Aunque es solo una primera aproximación. Precisamente hoy te he visto en la grabación del taller sobre cafés filosóficos que impartió Luisa y al que yo finalmente no pude asistir. De momento he visto solo la intro y me ha gustado. Un abrazo y seguimos en contacto.

  2. …no tienen otro fundamento que una visión patriarcal y machista de la sociedad … es parte de un esquema más grande de violencia contra las mujeres en la cultura patriarcal. Conmigo no funcionan. Es un error utilizar este tipo de exageraciones. Levantan una barrera que acaba con mis ganas de terminar de leer. Aprovechar el asunto para soltar una consigna interesada es traicionar la consideración que se debe al problema. Supongo que parezco menos intolerante cuando las consignas se cuelan al criticar prácticas menos indignantes que convertir en secundario lo mejor para madres e hijos.

  3. Hola nomecentro,

    ciertamente la frase que señalas no está justificada por texto del que forma parte (en el sentido de que en el post no se argumenta explícitamente sobre la relación entre patriarcado/machismo/sexismo y parto), pero no la lancé a modo de “consigna interesada” (¿interesada en qué?), sino porque creo que el problema se incardina en un esquema cultural general en el que la secular discriminación de las mujeres es un elemento relevante y a tener en cuenta. Por supuesto, podrían intervenir otros elementos ideológicos y materiales (así que creo que debería matizar mi frase “no tienen otro fundamento” pues elimina esta posilidad) y a te animo a hacer alguna aportación en este sentido. Yo llevo unos meses estudiando el tema y cualquier aportación para dilucidar la cuestión es bienvenida.

    Hay una cosa en tu comentario que me llama la atención: ¿por qué leer una frase con la que estás en desacuerdo y que te parece un error levanta una barrera que acaba con tus ganas de leer (pero que estimula tus ganas de dejar un comentario)?

    Un saludo.

  4. El sector, más general, y la especialidad se prestan especialmente bien al control científico. Las variaciones en los protocolos derivan de la medición exacta de factores físicos. Otros factores menos exactos como los psicológicos entran por derecho propio en los estudios (ansiedad, depresión… influidos por circunstancias sociales: desarraigo, precariedad económica, desestructuración familiar…). Los estudios no se interesan por la relación testosterona/desviación del objetivo, probablemente con toda la razón, y no por contubernio de machos. El que controla el escaso recuento de los nacimientos en fines de semana no toma medidas sobre los médicos sobrecargados del sistema público que podemos costear con nuestro presupuesto. El riesgo de que una denuncia por mala práctica acabe de forma ilógica en nuestros juzgados incrementa el alto corporativismo y la habitualidad de las prácticas no recomendadas que sirven a los médicos para cubrirse las espaldas. Si un ejecutivo repite legislatura después de no cumplir las recomendaciones de sus propias agencias estatales en materia de ecología y salud. No por ignorancia sino por cesión a las presiones económicas. ¿Tiene algo de responsabilidad la sociedad de que se haga lo contrario a lo que aconsejan las certidumbres científicas? Y… está bien…, confieso que leí el texto completo y comenté sin que mi condición malvada reconociera en ningún momento que me parece muy bueno.

  5. Buen artículo.
    Expresas lo que muchas creemos y sabemos y la idea de hacer un curso filosófico para “desaprender” lo aprendido no es para nada descabellada.

  6. Me alegra mucho recibir comentarios como el tuyo porque, por lo que he visto en tu blog, eres toda una experta en el tema. Necesito intercambiar opiniones con personas como tú, que además de estar bien informadas han sido madres (yo todavía no) para poder desarrollar y ajustar el papel de la filosofía práctica en esta cuestión.
    Espero que podamos seguir comentando. Mi email adagalan@hotmail.com.
    Un saludo y gracias.

  7. gracias por compartir estas reflexiones.

    coincido contigo en el proyecto de abordar filosóficamente la maternidad, ya que siempre se la ha naturalizado o esencializado, cuando no se la ha negado o reprimido…

    pocas veces nos hemos planteado el vivirla plena y concientemente. el crear una maternidad individual, propia y que responda a nuestro ser, que no sea fruto de la reproducción de esquemas o de la imposición de prescripciones, supersticiones o normas solo es posible haciendo un trabajo como el que tu propones.

    queda en suspenso la pregunta de el dónde y el con quién…

    muchas hemos tratado de recorrer este proceso solas, sobre todo al interesarnos en la realidad del parto y de las creencias falsas que el personal sanitario vehicula mayoritariamente. en algunos casos es posible… pero creo que en la mayoría de las veces es necesario el apoyo de otr@s.

    en todo caso es una pista interesante… felicitaciones por tu blog!

  8. Muchas gracias! Como ya le dije a Cueta Gatarishi, necesito dialogar con personas como tú. Me alegra que encuentres sentido al proyecto de aplicar la filosofía a la experiencia del parto. Se me ocurre una idea: ¿por qué no constituimos un grupo de trabajo virtual sobre FILOSOFÍA PRÁCTICA Y PARTO? Voy a ir pensándolo. Las interesadas/os pueden ir aportando ideas aquí.

    besos,

    Ada

  9. wow! me siento muy honrada por tu proposición! yo feliz de participar… pero no soy muy “experta” en filosofía… en fín, si piensas que puedo aportar en algo, pues perfecto!

  10. Gracias por la recomendación. Hoy he estado en la bilbioteca y lo he tenido hoy en la mano, pero no he podido sacarlo porque tenías otros pendientes. La próxima vez.

  11. Bueno, pero eres experta en el tema del parto respetado y además has sido madre, tú opinión me interesa. Creo que sería interesante diseñar propuestas concretas (técnicas, orientaciones) para que personas como tú las valoren. Voy a estar unos días de vacaciones. A ver si después del verano podemos darle un empujón a esto. Muchas gracias por tu apoyo!

  12. Como todo es uno, uno es todo. No podemos dejar de lado otras circunstancias femeninas que están entrelazadas con la experiencia del parto. Hay cinco eventos femeninos muy intimos en la vida de cada mujer (con excepciones claro), que conllevan a la confrontación de cambios corporales, emotivos, hormonales y de pensamiento. Esto hace que cada persona desarrolle una crisis interior de cuya resolución dependerá el posterior encaramiento de las próximas eventualidades por decirlo asi. Bien, el primer evento al que me refiero es la menarquia, la primera regla y todo lo que conlleva en si. En mi pais la cultura popular es muy deprimente, siempre se piensa lo peor y se le dice a la niña que va a sufrir, que se va a morir, y un largo etc, amén de la mayoría que no se les dice nada y de repente aparecen con un sangrado que de desde la niñez han asociado con dolor y sufrimiento. Ser mujer desde el principio significa sangre, dolor y sufrimiento. Bien, se acepta con resignación el sangrado menstrual. Viene con ello los cambios corporales, la curiosidad (infantil?) por miembros del sexo opuesto o del mismo segun sea la orientación sexual descubierta. Las primeras sensaciones sensuales, el primer beso, el deseo, en fin una gama complicada de sensaciones y emociones que de por si acabaran ellas solas con la mente de cualquier hombre. Aqui se presenta el segundo evento, la primera relación sexual, de por si muchas veces dolorosa nunca satisfactoria, reveladora y muy perturbadora, siempre lloran, porque? no se, tal vez porque sienten que han perdido algo, no se, pero es una experiencia muy intima y femenina. Luego despues de esto, está el embarazo, el cambio hormonal implica cambios en el cuerpo y en la mente de la mujer. Está mas alerta, mas sensible, es para proteger al ser que lleva en su interior, es un mecanismo que la naturaleza les ha puesto para la protección del no nacido. Antes de que la mentruación falte, la mujer embarazada ya se siente diferente, ya no es la misma. Lo presiente y siente temor ante lo desconocido. Ante unos cambios que no habia previsto. Y como? si todas estas experiencias son intimas y muy femeninas, tanto que no se pueden transmitir de una mujer a otra. Eventualmente son caminos que todas deben recorrer y muchas veces solas, lo que puedo hacer yo es solo a veces, acompañarlas por un camino paralelo, no mas. Soy hombre y esto tiene sus limitaciones. El siguiente evento es el parto, lo mismo que todo lo demas, asi como está en el articulo, supeditado a la ignoracia, no solo de las mujeres involucradas, sino de todos los que la rodean…
    Lo mismo en mi pais les dicen “Ya vas a ver lo que es bueno”, “Vas a sentir que te partis en dos”, etc y etc. Existe una mala práctica de algunos médicos cuando están atendiendo el parto: “No grite, no gritaba cuando lo estaba haciendo…” Yo no estoy de acuerdo con eso y lo deploro. Pero tenia que mencionarlo. Atrás mencionaron lo de las denuncias por mala praxis médica y de lo sobreocupado que están los medicos asistenciales del servicio de salud pública y estoy de acuerdo con eso.
    Bien, siguiendo. El ultimo gran evento femenino sería la menopausia. Evento que conlleva tambien cambios corporales y emocionales. Crisis femenina que tambien deben de pasar todas las que han nacido mujeres.
    Desde mi perspectiva de hombre, creo que quedaria corto o tal vez inabilitado para opinar… pero desde mi otra perspectiva, la de médico, a mis pacientes cuando llegan por primera vez a mi consulta, con su primer embarazo, les hago saber mi opinión, y durante el control de embarazo trato de seguir apoyandolas durante el mismo. Les indico que hay dos actitudes para tomar ante cada uno de estos eventos, o sufrirlo o disfrutarlo. Creo, en mi humilde opinion que todo es actitud. Tambien estoy de acuerdo con todo lo del articulo, pero creo que no debiera solo centrarse en el parto, creo que es continuación de una serie de eventos anteriores y posteriores que no dejan de ser importantes. Disfruten el embarazo, crezcan con el y aprendan de ustedes mismas y disfruten del parto. Esto es posible, y si es importante la tranquilidad y la confianza que le tengan al o la que esté atendiendo el parto, sea partera (matrona) o medico o especialista. Esto ultimo es fundamental. Pero hay que reconocer que el parto se dara a lugar esté quien esté, adonde sea. Nadie sabe cuando nacerá el bebe. Esto lo pueden avalar taxistas de todo el mundo.

    He vuelto Ada, y me da gusto encontrarte.

  13. Luis, no te dejes ablandar y ayuda a uno de los tuyos en minoría. Si metemos en un saco los 10 factores principales (limitación de presupuestos, sesgo político de las inversiones, tradición metodológica de la OMS, seguros médicos exclusivos para ricos, profesionalidad y controles del trabajador español…) ¿Dirías que es más determinante la violencia machista que tus colegas ejercen sobre la madre e hija (el hijo, caso distinto, puntúa doble), que por ejemplo los efectos gravitacionales de la luna?

  14. Si, pero es determinante la experiencia personal, el conocimiento previo del evento y el apoyo que se le da a cada persona (mujer) para enfrentar y entender y positivar las crisis que van inherentes a cada uno de los eventos que antes mencioné. Para cuando llegan al parto ya han pasado y se han pensado muchas cosas (se forman prejuicios y se justifican paradigmas sexuales) que no debieran existir. Dime, como le explicas a una muchacha sin experiencia, qué es el orgasmo femenino? (antes de su primera experiencia sexual y/o despues de muchas experiencias sin haberlo experimentado)

  15. El camino por el que evolucionamos social y culturalmente hasta donde estamos está lleno de violencia, desigualdad y machismo. Es evidente que convivimos con una buena parte de sus restos, pero perdemos la dirección de mayor utilidad si nos empeñamos en distorsionar emocinalmente el tamaño de los problemas.

  16. Gracias a Luis y al amigo descentrado por sus interesantes aportaciones. Brevemente:

    Luis: en el diseño de una posible orientación filosófica para la vivencia del parto incluyo como técnica el análisis de modelos culturales generales (p.e. sobre la feminidad), por lo que creo que recojo tu sugerencia de utilizar un enfoque más amplio que recoja experiencias anteriores, aunque yo no consideraría solo acontecimiento fisiológicos como la primera regla, menopausia, etc.

    Es cierto que una actitud adecuada es fundamental, y en eso la práctica filosófica puede ser útil, pero ya avisé en el artículo que en ningún caso el análisis de esquemas y modelos culturales y la atención a los elementos filosóficos, cognitivos y emocionales debería sustituir a otros frentes de acción y de estudio como los que señala “nomecentro”. Particular interés creo que tiene el análisis crítico de la metodología científica.

    Por cierto, que no veo por qué la “limitación de presupuestos, el sesgo político de las inversiones, la tradición metodológica de la OMS, seguros médicos exclusivos para ricos, profesionalidad y controles del trabajador español”, explican por sí mismos la actual atención al parto en este país. P.e. es sabido que los centros privados son los que mayor número de cesareas practican. Nomecentro: Afirmas que hay 10 factores principales (que convierten a las consideraciones feministas irrelevantes), ¿cuáles son los otros 5?

    No estaría de más considerar aquí los estudios sobre las rasgos sexistas y androcéntricos de la propia ciencia, como producto cultural y construcción humana que es.
    http://www.oei.es/revistactsi/numero2/varios2.htm

    Y una última observación: la atención y consideración a los elementos cognitivos y emocionales no equivale a “distorsionar emocionalmente el tamaño de los problemas” ni a imaginar oscuros “contubernios de machos”.

    Saludos afectuosos a los dos y gracias por vuestras visitas al blog. Seguimos comentando.

  17. Me rindo. No me sale una forma agradable de de explicar mi falta de sinceridad anterior. Probablemente evitaba mencionar algo que consigue inquietarme. En realidad la generalización me pareció un insulto absoluto desde un bando cegado por una visión mezquina de la realidad. No te enfades demasiado, que sólo es una sensación. No veo probable que cambiara de opinión si conociera a un grupo de médicos con el deseo primario de acrecentar el dolor por razones de género.

  18. No entiendo a qué te refieres con tu “falta de sinceridad anterior”, pero no me enfado en absoluto, es más te agradezco tu aportación al tema, de verdad. Tienes razón en que generalizar es un error, ya te lo reconocí en un comentario anterior. Yo soy más bien partidaria de la multicausalidad a la hora de explicar un fenómeno, pero mi artículo se centraba en los aspectos tratables mediante el asesoramiento filosófico, que es el tema de este blog, y apuntaba a la secular discriminación de la mujer, también en la ciencia, como uno de los posibles factores explicativos de la actual atención al parto (debí señalar esto de “uno más”, recojo tus observaciones).

    Reconozco que no está bien explicado en el post, porque tampoco era el punto de interés, pero las referencias a la incidencia de modelos patriarcales o machistas iban en la línea de considerar sesgos culturales y nunca a cosas como “testosterona”, “deseo primario de acrecentar el dolor por razones de género” o “contubernio de machos”. Aunque lo hayas dicho en plan chistoso, es una mala interpretación de mis palabras. Yo nunca explicaría las prácticas sexistas o discriminatorias apelando a ese tipo de razones y teorías conspiranoicas.

    No estoy en ningún “bando”, mucho menos “cegado por una visión mezquina de la realidad”. El que no partamos de un total acuerdo sobre las causas del problema (aunque yo creo que al menos sí parcial y, lo que es mucho más importante, ambos reconocemos un problema y la necesidad de soluciones) no legitima que me sitúes en una posición de irracionalidad. Y de hecho, me parece más interesante el diálogo a partir del desacuerdo porque me llevas a examinar y cuestionar mis propios planteamientos. No te frustes ni apeles a rendiciones que yo no soy ninguna obcecada y entiendo el diálogo como algo distinto a la mera defensa de las posturas iniciales. La falta de progresión del diálogo ha podido deberse a que hemos hablado de planos distintos: tú hablabas de prácticas sociales, profesionales y científicas y yo me preguntaba por un cierto tipo de valores que yacen tras ellas.

  19. Un aguante impresionante. No puedes decir que no estuvieras avisada de mi malvada naturaleza. En el territorio de los valores es donde el discurso resulta más impregnado de ideologías. A cualquier atrevimiento militante le corresponde un bando.

  20. Dialogar sobre valores no equivale a defender una ideología. Ni la reflexión a la militancia. Aunque claro que yo tengo mi propia filosofía o sencillamente mi manera de ver las cosas. Mejor es reconocerlo que simular una objetividad que solo se da como ideal regulador, como guía. En esta cuestión que venimos tratando no sé cuáles son los bandos enfrentados, pero desde luego no son las mujeres contra los hombres, ni viceversa. Y creo que coincidiremos en esto.

    Como llueve! Me encanta.

  21. Creo que lo mejor seria verlo del modo mas simple posible. Por eso compartí con ustedes lo que he visto através de los años al tratar pacientes mujeres en todas las etapas de la vida. Porqué no nos centramos en la femeneidad en si, pura, no contaminada. Es la cadena que une todos esos eventos que son algo mas que fisiologicos.

  22. Ya lo han colgado:

    http://www.smartplanet.es/redesblog/?p=522

    Redes 40: Educación emocional desde el útero materno

    Nueve meses de embarazo con controles regulares a la madre y al feto… pero ¿alguien tiene en cuenta el estado emocional de la embarazada? ¿Somos conscientes de que el estrés de la madre llega hasta su bebé? Eduardo Punset descubre, de la mano de la investigadora en psicobiología perinatal del Imperial College London, Vivette Glover, la estrecha relación entre las emociones y la vida en el útero materno.

  23. Hola Florecejonia:
    He leído con gusto tu escrito. Te animo a que sigas pensando y redactando sobre estos temas. Es mucho lo que queda por decir.
    He llegado a este foro a partir de tu mensaje en el foro de socias de El Parto es Nuestro. Soy profesora de filosofía y llevo algún tiempo trabajando las cuestiones de embarazo, parto y puerperio desde la filosofía. He publicado un artículo titulado: “Rethinking the origin: Birth and Human Value”, en: Jinfen Yan and David Schrader (eds.): Creating a Global Dialogue on Value Inquiry: Papers from the XXII World Congress of Philosophy. The Edwin Mellen Press, 2009. Quizá quieras leerlo. Lo pongo a tu disposición.

  24. ¿Puedes pasarme también “La atención al embarazo, parto y lactancia: un análisis filosófico de la constelación maternal” del VI CONGRESO IBEROAMERICANO DE CIENCIA, TECNOLOGÍA Y GÉNERO? Me interesa muchísimo conocer las actuales aproximaciones filosóficas a la maternidad. De hecho me encuentro desarrollando un proyecto sobre esta cuestión junto a otras personas. Mi correo: florecejonia@yahoo.es o adagalan@hotmail.com. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s