La lucha (9/10/03, Murcia)

No es cosa de un día. La lucha se extiende. Promete ser larga. No es fácil permanecer alerta en todo momento, la espada a veces descansa y los cuerpos también. Pero quizá este misma condición duradera elimine el carácter bélico del asunto. Porque una batalla no es tal si perdura como estado natural del hombre. O de la mujer. Dicen que si no hay guerra tampoco hay paz. Al menos no en el mismo sentido. Los tambores que arengan al soldado no surtirían efecto si acompañaran desde el parto, desde la primera succión del pecho que ya no se recuerda. Así que quizá, después de todo, esto no sea cuestión de enfrentamientos. Puede que sea otra cosa. Más aún cuando se cree ver al enemigo dentro de los límites de la propia carne. Más aún cuando puede que no sea otra cosa que la misma vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s