Nihilismo corporal. 25/02/04, Calle Balsas, Murcia.

Me siento agotada y hueca, como si mi espíritu hubiese abandonado a mis nervios, a mis huesos, a mis músculos cansados. Como si se hubiese evaporado, dejando un suspiro en el pecho, un suspiro tan débil que no sale, uno que ni es suspiro ni es nada.

Algo se me ha roto o me ha dejado o qué se yo. La vida que solo vive y nada dice, el latido que no se discute… Parece que me cuesta bombear sangre por estos miembros ausentes. A cada movimiento acompaña una duda, una pregunta desdibujada, una insatisfacción. Una derrota.

Mi cuerpo no lo siento mío. Miro mis manos, lentas sobre las teclas, y me resultan extrañas. De otra. Estos dedos torpes. De otra, la espalda curvada. De otra, las piernas inmóviles. Y solo en el sueño parecen conciliarse cuerpo y espíritu. Solo allí se acercan las partes. Bajo la oscuridad que inunda, en la calidez que derrama la inconsciencia. En esta orgía del no-ser. O del ser a medias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s