29/01/2005, Recoletos, Carta a K.

…. Es como si a todo le faltase realidad. Hace unos días escribía en una cafetería que V. no es cuando habla sino solo cuando besa. Solo entonces sus miedos se acallan, porque no hay lengua que los nombre. Me gusta que se diga por la boca. Me gusta sentir que la vida, por un segundo, se abre paso a través de él. Pero a veces me confunden sus sentidos anestesiados, el aparente distanciamiento en el que vive. Es como si la vida fuera siempre algo exterior. Algo que mirar con más o menos indiferencia. Algo, en definitiva, vano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s