Camina ligera

Ingenua y bienintencionada, caminas como una novia temblorosa asida con firmeza a un ramillete de verdades. ¿No ves que nada más cortadas las flores comienzan a marchitarse y a perder frescor? ¿Acaso crees que puedes atrapar la luz del sol entre los dedos o el agua del río con tu falda? Tus atisbos solo permanecen vivos si no intentas llevártelos contigo; solo así circula la savia vivificante por sus tallos, la fuerza de la corriente por el agua cristalina o el intenso calor del sol sobre la piel.  No hay nada que recoger, nada con lo que cargar. Ve y camina ligera.

Anuncios

2 pensamientos en “Camina ligera

  1. Te comento en esta entrada, pero quiero que sepas que llevo ya un buen rato leyéndote, que entiendo lo que dices, y que estoy disfrutando como ya hacía tiempo que no disfrutaba leyendo un blog.

  2. Gracias, Nana. Este blog está remoldelándose últimamente hacia no sé qué extraña dirección. Me gusta, aunque me cuesta entender cómo, que me entiendas y sobre todo que disfrutes. Tu dibujo de las niñas desaparecidas en el traje de los domingos me llegó al corazón. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s