Palmas

Agarrando gorriones del cuello para contemplar su hermosura recorro los cielos

y palmeo alegre mullendo sus cuerpos y escuchando sus cánticos salvajes.

Los peino bien peinados con un peine de púas,

y quedan tranquilos

dormidos y quietos a los pies del cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s