Ven

Te espero, líquida y concentrada, como el aceite. Mi aliento calienta el bar. Me bebo el aire de todos.


Me sé y me saboreo, antes de tenerte y que me tengas.

Extiendo mi cuerpo,

alargo mis huesos.

Crezco.


En la espera,


en este instante previo y convulso,

inexorable,

rotundamente sordo a otra cosa que no sea aguardarte.

Tú, mientras, caminas con el alma por delante. Buscándome desde lejos. Acaricias la calle y hasta las paredes laten y responden a tus dedos. Me anticipas.

(Te espero).

Tu figura no se disuelve al caminar. Te fundes y desdibujas, como un cometa. Firme en tu trayectoria. Jodidamente caliente.

Sabes que en cuanto llegues, dejaré de escribir. Solo escribo en la espera, solo escribo para vertirme, para moverme, para agitarme, para alimentar mi sed salvaje.

Salvaje. Ven.

Déjate todo lo que no importa en la puerta.

Quítatelo todo.

Quítate los huesos y las articulaciones si hace falta,

que yo te sostengo con mi aliento.

Cuelga las razones al entrar en el perchero,

que no me interesas así.

Salvaje, ven.

A cuatro patas, ven.

Te espero,

apagando luces,

rompiendo telas,

oscilando las caderas.

Ven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s