Febrero en mi ventana. Ahora oscurece más tarde.

Con el destello plateado del metal de las ventanas y el ronco ladrido de un perro algo lejano, irrumpen, imperceptibles, todos los febreros. Todos los zapatos de colores -los rojos, los violetas, los azules-  corriendo sobre todas las aceras y las playas.

El mensaje espera tras el viento, ese rumor constante, ese susurro tan feliz y tan terrible. Abismal. Pero no puedo escuchar lo que me dice, tan solo estoy apoyada en el alfeizar de mi ventana.

Arañas de pétalos de flores tejen hilos en mi pelo, y lo llaman tiempo, y yo sé que es mentira, que nada transcurre, tan solo ésta la tarde

y la llamada del pájaro.

Anuncios

2 pensamientos en “Febrero en mi ventana. Ahora oscurece más tarde.

  1. Me gusta febrero porque a partir de entonces todavía es de día cuando regreso a casa. Me entristece llegar una tarde y que no haya luz.

    Y además empieza a hacer mucho viento, de ése que dicen que enloquece y que a mí me gusta tanto cuando no hay nadie por la calle.

    =)

  2. Me encanta el viento, Nana. Siento que juega conmigo, que me acoge… que me toma. Nos entendemos el viento y yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s