De camino a casa (2005)

… El mundo no se acaba tras la sublevación. Que matar al padre es cosa ya antigua. Incluso pasada de moda. Puedes ir a devolver la peli al videoclub y depositarla por la ranura del buzón, que él se la tragará sin rechistar. Los mismos “te lo comería todo” recibes por el camino. E incluso en el metro continúas con la novela de Elfriede Jelinek como si tal cosa. Al salir, un hombre con un ojo muerto de color azul pálido y enfrente, en las escaleras de la plaza, un joven rebosante de él mismo y seguro en sus bíceps y en su camiseta de tirantes, empuña una litrona. ¡Bang! Le dispararía a todo lo que no fuese él. Le brillan los ojos. Unas chicas revolotean a su alrededor. Que un poco de cariño lo buscan todos. Y las mujeres más, que ven cómo el paso del tiempo se ceba en ellas, y quieren plantar su coño, su pequeño corazoncito, a la sombra de este joven. ¡Mal lugar para cultivar nuestro huerto! Una a una van soltando sus semillas y sus esperanzas, que en algún lugar ha de florecer el amor. ¿Por qué no sobre el rabo de este chico? Que el sexo no es cualquier cosa. Y abrirse de piernas para él tampoco. Por fuerza ha de quedar prendado de mis encantos. Si no hoy, mañana que estreno vestido. Y así, envuelta en papel de regalo, me presentaré ante él. La plaza se queda atrás. En la calle Mesón de Paredes, una señora ha creado un río. Hermosa cosa. Un río de agua y lejía, de miserias domésticas, que baja espumoso colándose entre las ranuras de la acera. Umm, desinfectante, profilácticos, toallitas íntimas, klinex, salvaslips, desodorantes. ¡Frótese más señora, que todavía huele usted! ¿No le da vergüenza? La humanidad se aplica colonias y cremas con auténtico frenesí. Ya incluso podemos llevarlos en pequeñas muestras en nuestro bolso. Imagínese usted -que se encuentra ahora en el supermercado- que esta noche encuentra el amor. ¿No pensará presentarle así sus misterios a su enamorado? Que la comida entra por los ojos pero también por la nariz. Y usted apesta. Prepárese mujer que su enamorado quiere merendársela en un abrir y cerrar de ojos para ir después a jugar un partido de fútbol en el que ahogar su asco. ¡Bien! ¡Gol! ¡Doble gol! ¿Cree usted que le importa más el primero que el segundo? Tuerzo a la derecha. Una joven virgen María tirada en un portal muestra el frutobenditodesuvientrejesús ataviada con un top rosa. El ombligo está a punto de reventarle. A esta le quedan dos noches para el día más feliz de su vida, que no debe distar mucho del de su comunión …

Anuncios

2 pensamientos en “De camino a casa (2005)

  1. Este!, me lo pido!

    ¡Qué divertida eras antes, coño! (Lo siento, pero me hace muchísima gracia. Yo también soy de celebrar los goles.)

  2. Y yo que pretendí escribir algo sórdido y descarnado…
    Y sigo siendo divertida! Te voy a contar un chiste gallego sobre el deleite que ya verás…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s