Respuesta veinte años tarde

Mi cuerpo no termina

donde a ti te gustaría,

y soy yo

por debajo de mi ombligo soy yo.

 

Se enreda mi alma en mi mata de pelo,

derramo mi fe como oleo sagrado.

Y soy yo,

la Hija de Dios,

quien lubrifica de puro contento,

quien chorrea

y se abraza

a Él.

 

Entérate:

mi sexo es bueno

y nunca miente.

Anuncios

2 pensamientos en “Respuesta veinte años tarde

  1. Creo que recordaré este año como la época del destape… uf! Da un poco de miedo. Tú, por cierto, pusiste tu granito de arena para que ocurriera, aún sin querer 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s