Eric

Soñé con un vampiro

de piel nívea y cuerpo vikingo.

Se tostaba al sol curiosamente.

Yo llegaba a él desde la orilla

y me recibía con un beso jugoso,

denso.

Atravesaba mi boca con su lengua

y chupaba mis pechos,

rendondos y suaves,

colgando de ellos con un hambre serena.

(Yo me regocijaba:

mi vampiro era el más guapo de toda la playa.)

Mi cuerpo flotaba

tan blanco como el suyo

y nuestros ojos podrían ser intercambiables:

azules,

melancólicos,

Húmedos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s