Desentrañar

Desentrañar, si es posible, algo esta tarde. Algo que recuerde lo sencillo. Algo que, como una huella en la arena, remita al caminante.

Desentrañar, sin esfuerzo, si es posible, algo esta tarde. Un paño que se despliega sobre mi regazo.

Algo, sin esfuerzo, si es posible, en mi cocina, como una puerta entornada o el olor de la madera.

Una puntada de hilo, mi mano sobre la manta.

La oscuridad o el misterio.

Guardo la ropa de enero, un arcoiris clandestino toca la pared de aquella casa anhelada, que ya no necesito, porque tengo una.

Se mezcla esa casa y la mía, y suenan los pendientes de las madres que se pierden, al tocar el suelo. Pequeños y dorados, como lágrimas de hadas.

Ya no llevamos hombreras, las mujeres, digo, y el pelo no es tan rubio como entonces. Pero la casa sigue guardando el misterio.

Un misterio que se desvela entre la cocina y el baño, la galería y ese jardín secreto que apenas lograba ver desde la ventana. Un misterio que adquiere forma de pijama y rodillera, y dedos entrelazados. Un misterio que se sirve en platos blancos adornados de ensalada. Olivetti roja, zapatos de tacón y una pulsera.

 

Desentrañar, decía, algo esta tarde, si es posible, sin esfuerzo, pero no sin lágrimas.

Anuncios

Despierta

Despierta, mucho más que antes cuando no dormía,
se ha levantado la piel sobre abstracciones
y ha dicho más
y ha dicho entra.

Alerta, vibrante, precisa la tensión en puertas
de ser tocada.

Lo que antes era un lugar, ahora es órgano vivo.

Tú tienes miedo, avanzas con cuidado, te detienes. Pero hoy mi hambre es nueva y tú la sientes. Rendido, cierras los ojos. Ya estás conmigo.

3-15

Para M.

con amor


Siéntate junto a los pies de mi cama,

porque no sé cómo llorarte,

cómo seguir llorándote,

cómo terminar de llorarte.

 

Trae tus frágiles huesos

junto a mi piel y mi pijama

y hagamos algo juntas.

 

No olvido que nosotras no pudimos

que no supimos

sacar a este perro del vientre,

desenredar los hilos y volver a casa,

 

por eso te pido que lo intentemos ahora

 

ahora que tu cuerpo carece del miedo, de la sangre

y de la vida,

 

ahora que quizá sepas más que yo,

más que entonces,

que quizá entiendas.

 

Tan solo ven y quédate un buen rato,

este invierno y la primavera.

Aún es demasiado pronto para que te marches.

Telebebé (Apaño tecnológico III)

Empresas españolas se han unido para desarrollar una herramienta con la que los padres o tutores legales de los niños ingresados en una Unidad de Pediatría pueden seguir su evolución desde Internet (PC o móvil vía RTSP). “Visita a tu bebé”, el nombre de esta innovadora aplicación, acerca las ventajas de las TIC al cuidado y atención de los niños.

Esta foto no está manipulada. La alegría que muestra el bebé es real y, aunque no puede afirmarse con seguridad, probablemente se deba a que se siente más seguro sabiendo que sus padres lo vigilan desde algún lugar del planeta Tierra.

Según cuenta la web “El proyecto se ha llevado a cabo mediante la instalación de 10 videocámaras IP en los box de la Unidad de Pediatría del hospital y un desarrollo software (aplicación “Visita a tu bebé”), de esta forma los padres han podido ver a su hijos tanto desde teléfonos móviles 3G como desde equipos informáticos conectados a Internet.” Una servidora no puede más que asombrarse. ¡Desde teléfonos 3G! Esto sí es un avance: puedes  observar a tu hijo en la UCI mientras haces la compra, te haces las uñas o te cuentas los puntos de la cesárea. De hecho, se está pensando complementar este servicio con el envío a domicilio del bebé una vez se le dé el alta, y evitar así el desplazamiento de los padres al hospital y el encuentro con los médicos que tanto tiempo hace perder (se calcula que cada día pierden 10 minutos explicando a los ansiosos padres que no pueden estar con sus hijos enfermos, desmitificando la lactancia, bregando con el neohippie método canguro, etc.). No obstante, este servicio está en fase de proyecto.

“Cualquier madre o padre se sentirá mucho mejor pudiendo ver a su bebé en la pantalla del ordenador en cualquier momento, con total y absoluta libertad” ha declarado el experto en Cooperación al Desarrollo Inhumano, Juan de la Higuera.

No obstante, si la imagen de su hijo recién nacido en la UCI provoca una lógica inquietud y sufrimiento en los padres, la aplicación permite mandar un abrazo virtual al bebé en cualquier momento del día, simplemente pinchando en el icono correspondiente:

También pueden mandarle un mail, que le será reproducido con el programa Speechissimo, en la lengua elegida por los padres:

Desde el control de enfermería también se monitoriza a los bebés de manera simultánea, aunque, según consta en la web del proyecto, “la aplicación sólo permite la transmisión de imágenes, no de audio.” Esto no obstante, y bien mirado, no es una desventaja, porque de este modo la aplicación no resulta ruidosa. Ya es sabido que el llanto del bebé no es informativo ni síntoma de nada en particular sino más bien aleatorio y una forma de ensanchar los pulmones.

No obstante, el colectivo PYMUCI (Padres y Madres con bebés en la UCI) ha mostrado su malestar porque creen que la aplicación no soluciona los auténticos problemas de los servicios Neonatales en nuestro país:

"Exigimos poder ver a nuestros hijos desde el nuevo I-Puf. También creemos que es fundamental que los email se reproduzcan en todos los acentos de España, incluido el murciano y el almeriense. Solo así podremos dormir tranquilos."

Seguiremos informando de los avances tecnológicos que se producen en este campo, con la firme creencia de que este el tipo de cosas es lo que esta sociedad necesita.

Apaño tecnológico y maternidad

¿No tienes tiempo ni fuerzas para coger a tu hijo en brazos? ¿La jornada laboral y las tareas de la casa te dejan exhausta? No te preocupes, llega el Tranquilizador Sweetpeace, ¡todo un ingenio en ayuda de las mamás más apuradas!

Sweetpeace reproduce  el movimiento suave y regular que tú realizas para tranquilizar a tu bebé y además posee un sistema de audio que permite reproducir sonidos relajantes y naturales como el latido del corazón (¡tú bebe creerá que ha vuelto al útero materno!), la lluvia, el viento o una mamá del tercer mundo arrullando a su cría. Además,  Sweetpeace puede conectarse a un mp3 y reproducir grabaciones orientadas a la estimulación temprana del bebé: ¡sus primeras lecciones de inglés no tienen por qué esperar! Sabemos que quieres lo mejor para su futuro.

Sweerpeace te ofrece 6 velocidades orientadas a calmar el llanto del bebé -de 0 a 150 km/h- que podrás escoger cómodamente desde el panel de control. Tan solo evita coger al bebé, porque puede malacostumbrarse.

Sweetpeace es el único producto capaz de tranquilizar y satisfacer todas las necesidades de apredizaje de tu bebé, y además fomenta su independencia para que el día de mañana sea una persona segura de sí misma. ¡Y todo por tan solo por 243 euros!

Pincha aquí para ver el video en español. ¡Y alucina!

¡Pero esto no es todo! Si llamas ahora y encargas tu Sweetpeace recibirás totalmente gratis un Zaky, el mejor amigo de un bebé prematuro:

Zaky está diseñado para imitar la apariencia de los brazos de los padres, proporcionando así una sensacion de protección y confort al bebé.  Colóquelo en la secadora durante un par de minutos para calentarlo y darle una sensación más realista.

¡Porque ser madre no implica ser esclava!

Levantando el velo

Hoy he encontrado en Hilván de niebla estas impresionantes fotografías de Ana Álvarez-Errecalde, tituladas El nacimiento de mi hija, todo un bofetón a la imagen aséptica del parto, en el que además la mujer adopta un rol pasivo.

NacimientohijaFotografa(1)

nacimientohijafotografa(2)

“Desde el comienzo de mi embarazo soñaba con hacerme una foto unida a mi bebé por el cordón umbilical. Esto surgió en un intento de contrarrestar tantas maternidades “de película” (literal y metafóricamente hablando) que tanto el cine, la publicidad y toda la historia del arte vienen enseñándonos. Estas maternidades refuerzan el estereotipo surgido a partir de las fantasías heterosexuales masculinas, en donde existe la dualidad madre/puta, siendo sacralizado todo lo relacionado a la “madre” (maternidad con velo incluido).Se refuerza la imagen de la mujer no como protagonista y héroe, sino como alguien enfermo, fuera de control, alguien que requiere asistencia. Una vez más, se toma a la mujer como objeto, y el objeto no sangra.

 

Con estas fotos me interesaba mostrar una maternidad desde mi experiencia, en donde para parir me abro, me transformo, sangro, grito y sonrío. Sonrío porque el dolor me acerca a mi hija, sonrío porque el dolor me demuestra lo fuerte que soy, sonrío porque soy protagonista, sonrío porque soy héroe.

Refutando la idea de fragilidad culturalmente aprendida, me interesa mostrarme en control de mi experiencia. Estoy de pie, con la placenta aún dentro mío, con mi bebé unida a mi por el cordón; y hago lo que me da la gana, decido cuando detenerme, hacer la foto y mostrarme.

A un nivel más histórico me interesa levantar el “velo”. Mostrar una maternidad menos virginal. Una maternidad vista desde el arquetipo de la mujer-primal, la mujer bestia que no tiene NADA prohibido. Una maternidad no desde los ojos de Eva (el castigo divino de “parirás con el dolor de tu cuerpo”) sino vista a través de los ojos de Lucy (la primer humanoide).” Texto extraido de Hangar.org