Ejercicios espirituales o filosóficos

¡Emprender el vuelo cada día! Al menos durante un momento, por breve que sea, mientras resulte intenso. Cada día debe practicarse un “ejercicio espiritual” -solo o en compañía de alguien que, por su parte, aspire a mejorar-. Ejercicios espirituales. Escapar del tiempo. Esforzarse por despojarse de sus pasiones, de sus vanidades, del prurito ruidoso que rodea al propio nombre (y que de cuando en cuando escuece como una enfermedad crónica). Huir de la maledicencia. Liberarse de toda pena u odio. Amar a todos los hombres libres. Eternizarnos al tiempo que nos dejamos atrás.

G. Friedmann, La Puissance et la sagesse, París, 1970, p. 359. Citado por Pierre Hadot, Ejercicios espirituales y filosofía antigua, Madrid, Siruela, 2006, p. 23.


Con el término “ejercicios espirituales”, el filósofo francés Pierre Hadot ha querido rescatar el valor de los ejercicios realizados en el seno de las diversas escuelas filosóficas de la antigüedad grecorromana. La expresión sirve para subrayar que estas prácticas no se reducen a  ejercicios del pensamiento, ya que en ellos participan la emoción y la imaginación; remiten, por tanto, a la totalidad del individuo.

A mi modo de ver, sería más claro utilizar el término “ejercicios filosóficos” para denominar estas prácticas, por tratarse de una expresión libre de tintes religiosos, siempre que entendamos que el adjetivo “filosóficos” apunta a una concepción de la filosofía como una forma de vivir y a una actitud (pincha aquí para leer mi respuesta a la pregunta “¿qué es y para qué sirve la filosofía?”).

Son varias las prácticas procedentes de las tradiciones filosóficas que pueden ser trasladadas y adaptadas a los contextos y circunstancias espirituales contemporáneos. Muchos filósofos vienen trabajando en esta línea, aunque no todos saben hacerlo con el rigor y la profundidad propios de esta disciplina.

La filósofa Mónica Cavallé, exponente en nuestro país del asesoramiento filosófico y ejemplo de que la orientación práctica de la filosofía y su divulgación no tienen por qué significar pérdida de rigor o trivialización, recomienda a sus consultantes llevar a cabo prácticas filosóficas en su día a día (Mónica Cavallé y Julián D. Machado (eds), Arte de vivir, arte de pensar, Desclée, Bilbao, 2007, pp. 71-72.), por ejemplo:

  • recapitulación de lo acontecido durante el día para tomar conciencia de las propias conductas y disposiciones (ejercicio inspirado en el examen de conciencia introducido por la escuela pitagórica)
  • técnicas de vigilancia y de atención a sí mismo
  • observación desapegada de pautas que se deseen comprender (una versión contemporánea de este ejercicio aquí, por la asesora filosófica Mª Ángeles Quesada)
  • momentos dedicados a la reflexión o lectura filosófica
  • mantenimiento de un diario en el que se registren las propias observaciones y comprensiones

Por su parte, en el libro Ejercicios espirituales y filosofía antiguaPierre Hadot describe y recalca el valor de los ejercicios practicados por las escuelas helenísticas, como la estoica:

  • la atención
  • la meditación
  • la  rememoración de cuanto es beneficioso
  • la lectura
  • la escucha
  • el estudio
  • el examen en profundidad
  • el dominio de uno mismo
  • el cumplimiento de los deberes
  • la indiferencia ante las cosas indiferentes

O la epicúrea, que además de la meditación y el estudio propone:

  • la relajación
  • el placer intelectual por la contemplación de la naturaleza
  • la rememoración de placeres pasados y futuros
  • la amistad

Subraya también la importancia dada por los filósofos antiguos a tres aprendizajes:

  • aprender a dialogar (el diálogo socrático como ejercicio común que invita al examen de la propia consciencia)
  • aprender a morir
  • aprender a leer

Es fácil intuir el potencial transformador de todas estas prácticas: los ejercicios suponen un cambio de visión del mundo, una metamorfosis de la personalidad, pero no está clara la manera en que pueden integrarse en la vida personal y en la vida pública contemporáneas. En esta tarea, maravillosamente creativa, estamos implicados los enamorados de esta dimensión práctica de la filosofía: en crear espacios y tiempos en los que cultivar la actitud filosófica, a solas y en comunidad.

Para saber más:


CAVALLÉ, Mónica, La sabiduría recobrada, Madrid,   Ediciones Martínez Roca, 2006. Recensión aquí.

HADOT, Pierre, Ejercicios espirituales y filosofía antigua, Madrid, Siruela, 2006.

_______________________________________________________________________________

Nota: este post es una variación del artículo que escribí el 19 de agosto del año pasado para el blog del proyecto Fenareta, con el que colaboro.

Anuncios

Ejercicio filosófico 1: la lectura contemplativa

Un estruendo: la
verdad en sí misma
hace
acto de presencia
entre los hombres,
en pleno
torbellino de metáforas.

Paul Celan


Pasos*:


Preparación


Escoge un texto breve (de uno a tres párrafos) que trate sobre alguna cuestión o concepto en el que te interese profundizar (p.e. el amor, la libertad, la muerte, la verdad, el yo, etc.). No es necesario que el texto represente tus opiniones. Tampoco ha de pertenecer necesariamente a un filósofo, los poemas también son muy adecuados para esta práctica al igual que algunos textos de las grandes tradiciones espirituales. **

Siéntate en un lugar cómodo, tranquilo y con la espalda recta (una buena postura te ayudará a sostener la atención necesaria para realizar el ejercicio).


Recogimiento


Dedica unos minutos a tranquilizar tu mente y a fomentar el recogimiento interior. Para esto puedes servirte de técnicas de meditación basadas en la atención a la respiración.*** Una manera fácil de hacerlo es comenzar con unas respiraciones profundas y centrar la atención en el abdomen, que se contrae y se relaja con cada respiración. Si aparecen pensamientos y emociones, déjalos pasar y vuelve a concentrarte en la respiración.


Lectura


Céntrate en el texto y léelo despacio (más despacio de lo nomal; presta atención a cada palabra). No intentes analizar el texto como lo harías habitualmente en otro tipo de ejercicio filosófico, solo mantén una actitud de escucha y de apertura.

Si una frase llama tu atención de manera particular, léela varias veces con mucha atención, manteniendo la actitud de escucha y sin tratar de hacer nada más. Eso permitirá que surjan en ti comprensiones, voces o ideas posiblemente no habituales en tu patrón de pensamiento cotidiano.


Contemplación


Saborea el despliegue de estas “comprensiones,” contémplalas (puede ayudarte el cerrar los ojos). Si vienen otros pensamientos a distraerte, no te identifiques con ellos ni tampoco los combatas, simplemente ignóralos en cuanto lo adviertas y vuelve a dirigir la atención a lo que el texto te está diciendo.


Resumen


Finalmente, cuando sientas que el proceso de despliegue ha terminado, intenta afianzar las “comprensiones” resumiéndolas en una o dos frases. Te resultará más fácil llevar a cabo esta labor de síntesis y clarificación si lo haces por escrito (además estas notas pueden servirte como material para futuros ejercicios).

lectura-frente-al-mar

* Para el diseño del ejercicio me he basado en: (1) técnicas de contemplación y meditación orientales y occidentales -estoicismo y epicuréismo-, (2) mi propia experiencia con estas prácticas y con el ejercicio de la lectura o arte de leer y  (3) el trabajo filosófico desarrollado por Ran Lahav (véase su web para encontrar un ejercicio similar al aquí descrito: “abriendo un claro interior“).
**Iré publicando algunos textos adecuados para esta práctica en el blog. Para textos procedentes de las grandes tradiciones espirituales puede consultarse la web del CETR.


*** Existen muchas técnicas de meditación. De ti depende el grado de conocimiento que quieras tener de las mismas y la mayor o menor relevancia que le concedas en tu práctica de filosofía contemplativa. Debes saber en cualquier caso, que esta práctica obedece a una búsqueda de comprensión profunda de la realidad, no a un intento new age de alcanzar cierta serenidad en el día a día.


¿Has realizado este ejercicio u otro similar?

Escríbeme.

Me interesa conocer tu experiencia.