Febrero en mi ventana. Ahora oscurece más tarde.

Con el destello plateado del metal de las ventanas y el ronco ladrido de un perro algo lejano, irrumpen, imperceptibles, todos los febreros. Todos los zapatos de colores -los rojos, los violetas, los azules-  corriendo sobre todas las aceras y las playas.

El mensaje espera tras el viento, ese rumor constante, ese susurro tan feliz y tan terrible. Abismal. Pero no puedo escuchar lo que me dice, tan solo estoy apoyada en el alfeizar de mi ventana.

Arañas de pétalos de flores tejen hilos en mi pelo, y lo llaman tiempo, y yo sé que es mentira, que nada transcurre, tan solo ésta la tarde

y la llamada del pájaro.

Lógica/intelecto/concepto + intuición/emoción/experiencia = aprendizaje significativo

Memorizar cosas como, por ejemplo, daz, ten, sep, ins, fir, etcétera, es tarea difícil. Como esas sílabas no significan nada, no son fáciles de aprender y no es raro que se las olvide pronto.

Con frecuencia no nos damos cuenta de que gran parte del material que se les presenta en clase a los alumnos tiene para ellos el mismo caráter abstruso y vacío que esta lista de sílabas sin sentido tiene para nosotros (…) poco menos que para la totalidad de los educandos, grandes partes del currículum carecen de significación. De manera que la educación se convierte en un vano intento de aprender material carente de significación para el individuo.

En tal aprendizaje solo interviene la mente, o sea que se verifica “del cuello para arriba”, sin particiación de los emociones ni de las significaciones personales, de suerte que no reviste importancia para la persona total.

(…) De antiguo, la educación ha considerado el aprendizaje como una forma ordenada de la actividad cognitiva de la porción izquierda del cerebro. El hemisferio cerebral izquierdo tiende a funcionar de manera lógica y lineal, avanzando paso a paso, en línea recta, y poniendo de relieve las partes, los detalles que constituyen el todo. Acepta sólo lo seguro y claro y se ocupa de ideas y conceptos. Guarda relación con los aspectos masculinos de la vida y es el único tipo de actividad que ha tenido aceptación plena en nuestras escuelas y universidades.

Sin embargo, involucrar a toda la persona en el aprendizaje significa también poner en libertad y utilizar la porción derecha del cerebro (…) Es la parte intuitiva, la que aprehende la esencia antes de conocer los detalles, la que abarca la Gestalt entera, la configuración total. Se vale de metáforas y es estética más que lógica. Hace cabriolas creativas. Es la manera del artista, del científico creativo, y está vinculada con los aspectos femeninos de la vida.

(…) En el aprendizaje significativo se combinan lo lógico y lo intuitivo, el intelecto y las sensaciones, el concepto y la experiencia, la idea y el significado. Cuando aprendemos de esa manera somos completos, utilizamos todas nuestras potencialidades masculinas y femeninas.

Carl Rogers, H. Jerome Freiberg [1994], Libertad y creatividad en la educación, Barcelona, Paidós, 1996, pp-60-71.